Caracas, riesgo sísmico

Zonas más riesgosas de Caracas son entre Pedregal y Sebucán y San Bernardino


La recomendación es clara: 

Quien no quiera vivir un terremoto que se mude a Guayana o a los Llanos. Con esta frase, el sismólogo Orlando Méndez busca advertir que, excepto en esas dos regiones, el subsuelo de Venezuela se quiebra con grandes fallas tectónicas y hay que aprender a vivir con eso.

Estas fallas se entrecruzan
La falla de Boconó atraviesa los Andes y llega a Puerto Cabello.Allí se encuentra con la de Oca-Ancón.
Sigue hacia Vargas y se convierte en la de San Sebastián.
 En oriente, pasa a llamarse Del Pilar y corta subterráneamente todo Sucre. También está la falla de La Victoria y la de Ávila-Tacagua, que bordea la falda del cerro justo por encima de la Cota Mil. 
Orlando Méndez es ingeniero especialista en sismología y profesor de la Universidad Central de Venezuela.(UCV).


Sobre el riesgo real venezolano y la forma de prepararse expuso en conferencia organizada por Protección Civil Miranda y El Hatillo.

Según el mapa sísmico que mostró Méndez, las zonas con mayor riesgo en Venezuela son Sucre, los Andes y Caracas, en ese orden. Algunas poblaciones particularmente vulnerables son, además de la capital, La Guaira, Cúa, Cumaná, Cariaco, La Grita, Mérida y Trujillo.

El valle entero de Caracas es el más vulnerable ante un sismo, especialmente las urbanizaciones entre El Pedregal y Sebucán y todo San Bernardino.

"El valle es un gran depósito de sedimentos, lo que causa que el suelo se mueva más.
Los Palos Grandes es donde se acumulan más sedimentos, unos 300 metros. En otros sitios, como La Carlota y Chacao, esta medida es de 160 metros y en Candelaria y Country Club, de 90".

Para Méndez, el punto es aprender a vivir con ese riesgo y saber qué hacer para minimizar los efectos de los movimientos tectónicos.


"Si las construcciones están bien hechas, no tienen por qué caerse. Dentro de las casas, hay que minimizar riesgos. La gente debe saber que no puede salir corriendo, sino protegerse, especialmente la cabeza. Luego del sismo sí puede salir", dice.

Un ejemplo de la posibilidad de que sucumban o no las edificaciones la encuentra en Los Palos Grandes de julio de 1967, cuando Caracas fue sacudida durante 35 segundos por un terremoto de magnitud 6.5 .

"Mil edificios resultaron afectados, pero solo cuatro se derrumbaron. Otros 234 fueron declarados inhabitables pero no se cayeron", recuerda.

Sucumbieron Neverí, Palace Corvin, San José y Mijagual, que fue construido sobre pilares relativamente delgados y soportando un inmenso tanque de agua en el techo. Los edificios de los lados no se derrumbaron.

"Es muy importante asegurar que la infraestructura en la que se habita, o en la que estudian los hijos, soporte un sismo. La Sala Técnica del Cuerpo de Bomberos (teléfono 545.5924) ofrece inspecciones visuales aunque no determinantes, al igual que Funvisis (257.7672). 
Pero si un condominio duda sobre la resistencia de su edificio, lo conveniente es consultar con un ingeniero de estructuras para que recomiende las medidas pertinentes. 

Los inmuebles se pueden reforzar", concluye Méndez.
Fuente: Giuliana Chiappe EL UNIVERSAL

Si quieren leer más detalle de este tema,haz click en el siguiente enlace.
"No estamos preparados para un sismo,que puede estar cerca",Carlos Genatios




 

Entradas populares