Asia. Fallas Geológicas y sísmicas


Esta entrada la estoy corrigiendo.(5-5-2014)

Desde el punto de vista geológico, Asia se caracteriza por su complejidad y su heterogeneidad. En este continente una representación de terrenos, de tipos estructurales y de evolución geológica regional, muy diferentes; y forman parte del continente elementos diversos, que proceden en realidad de otras antiguas áreas continentales.
                                   
En su actual disposición, Asia, resulta esencialmente de la aproximación, de los grandes cratones  arábigo e índico, desgajados del antiguo gran continente de Gondwana, hacia los cratones de Siberia y de China que pueden considerarse como el núcleo propiamente dicho del continente asiático.
Entre unos y otros cratones, los propiamente asiáticos y los que proceden de Gondwana, se han levantado las ingentes cordilleras modernas que se extienden desde el Asia  Menor hasta Birmania.
Otro sistema montañoso, también relativamente moderno, formado más o menos independientemente del anterior, es el de las cordilleras circumpacíficas con el que se relacionan, además, los arcos insulares de la misma región.
     División:
  •   El cratón Siberiano y de China.
  •   Los cratones de Arabia y de la India. 
  •   Las cordilleras de plegamiento que rodean el   cratón Siberiano.
  •   Las cordilleras modernas del sudoeste de Asia. 
  •   El Himalaya.
  •   Las cordilleras del sudeste de Asia.
  •   Las cordilleras del Pacífico y los arcos insulares.

     El cratón Siberiano y de China

    El cratón Siberiano es uno de los mayores del mundo, y ha sido comparado con el de América del Norte.
    Este craton, es en cierto modo el núcleo del continente, alrededor del cual han ido adosándose cadenas de montañas de diversas edades.

    Como en los demás cratones, se distinguen: el zócalo y la cobertera. El primero está constituido principalmente por granitos y rocas metamórficas de edad arcaica y precámbrica, los cuales fueron afectados por diversas orogénesis anteriores a la Era Primaria.
    La cobertera se extiende sobre la mayor parte del cratón Siberiano, que tiene, por tanto, el carácter de plataforma. Esta cobertera está constituida por terrenos del Precámbrico superior, primarios.

    Los cratones de Arabia y de la India

    Los cratones de Arabia y de la India. Casi la totalidad de la península Arábiga puede ser considerada como una parte del gran cratón Africano , que se ha ido individualizando por efecto de la importantísima zona de fractura del mar Rojo y golfo de Adén.

    La depresión del mar Muerto constituye el ejemplo más notable de fosa tectónica, en este sistema de bloques delimitados por fallas.

    El cratón Índico, que forma la India peninsular, es comparable al de Arabia, por cuanto procede de un desgaje y traslación de una parte del antiguo continente de Gondwana; la diferencia principal es que el desgaje, aún no totalmente completado en el de Arabia, fue consumado en época geológica ya lejana (¿triásico?), en el de la India.
    El zócalo cristalino, todavía bastante mal conocido, del cratón Indico aflora en buena parte de su extensión, sobre todo hacia el S y hacia el E. Por el O está oculto debajo de una de las más extensas acumulaciones de coladas volcánicas conocidas: las de Decán, resultado de importantes erupciones ocurridas principalmente durante el eoceno .
     Hacia el N, el zócalo se hunde progresivamente debajo de una cobertera terciaria y cuaternaria de creciente potencia. Las interpretaciones modernas de la estructura del Himalaya admiten que el zócalo del cratón Indico se continúa aún debajo de aquella ingente cordillera.


    Las cordilleras de plegamiento que rodean el cratón Siberiano.


    El cratón Siberiano está casi enteramente rodeado de cordilleras de plegamiento de edad paleozoica. 
    Son sincrónicas de las Caledonianas y Hercinianas que se distinguen bien en Europa, pero en el caso presente la distinción de las de una y otra edad es más difícil.

    Sin embargo, estructuras de plegamiento netamente caledonianas en el Taimyr, y, también, incluidas a modo de macizos, dentro de los troncos de pliegues hercinianos de las montañas del Kazajstán y de TienShan.
    Todas estas cordilleras, entre las cuales hay que incluir también la del Altai, se originaron por plegamiento de los materiales precámbricos y, sobre todo, paleozoicos que se acumularon en los geosinclinales  periféricos del cratón Siberiano.
    Su relieve actual, sin embargo, se debe a movimientos mucho más modernos, los cuales, además, han originado también estructuras de fractura que pueden ser muy importantes en varias regiones.
          La mejor conocida de todas estas cordilleras es la de los Urales, situada entre las plataformas Siberiana y Rusa, ya en Europa.



    Las cordilleras modernas del sudoeste de Asia


    Las cordilleras modernas del sudoeste de Asia. Desde Asia Menor hasta el núcleo montañoso de Pamir se continúan las cordilleras alpinas, ya bien conocidas en el ámbito del Mediterráneo.
       
    En buena parte de su recorrido por el Asia. del sudeste, estas montañas alpinas están dispuestas en dos troncos, aproximadamente paralelos: al septentrional pertenecen las cordilleras del norte de Anatolia, del Elburz y del InduKush, entre otras. Algunos autores incluyen también el Cáucaso, en esta alineación de cordilleras alpinas.

    El Himalaya

     El mecanismo de aproximación de las masas cratónicas, que se ha mencionado ya, ha alcanzado su mayor desarrollo precisamente en esta cordillera. Las investigaciones geológicas y geofísicas modernas muestran que en ella no sólo hubo aproximación, sino que la parte norte del cratón Indico ha quedado empotrada por debajo del borde sur de la masa cratónica centroasiática.



    Al norte del Himalaya propiamente dicho se extiende el conjunto de mesetas (Tíbet superposición de masas cratónicas que ha originado el Himalaya , y que se ha desarrollado sobre todo en épocas geológicas relativamente muy recientes.
     En realidad, no puede decirse que haya finalizado, y la actividad sísmica actual es suficientemente expresiva en este sentido.
     En la tectónica de placas, la capa superior de la Tierra (la litosfera) está formada por placas rígidas que se desplazan en escalas de tiempo geológicas.
     Datos de levantamientos realizados con GPS nos han permitido estimar que el subcontinente Indio todo se ha movido en los últimos 50 años alrededor de 2 m hacia el norte, subduciendo lentamente por debajo de Tíbet.
     Esta colisión gigante ha estado en proceso durante los últimos 50 millones de años y originó las montañas más altas, así como la meseta más alta y más grande de la Tierra.
     No sólo el clima mundial ha sido fuertemente influenciado por esta meseta masiva (con una elevación media de 5000 m), sino también ha sido la causa de los terremotos más catastróficos en el sur, centro y este de Asia. 



    Las cordilleras de Asia


    Tales son las cordilleras de la Transbaikalia oriental, de Verjoyans y de Cherski, cuyo plegamiento principal ocurrió en el cretácico, y las de Kamchatka y de Sijota Alin, de edad terciaria; todas ellas en Siberia.
     Las cordilleras debidas a plegamientos mesozoicos están apenas representadas en China, pero vuelven a adquirir extensión en el Vietnam, hasta un poco al este del bajo Mekong.

    Las de edad más moderna faltan en la región oriental del continente, al sur de Vladivostok. Por el contrario, los plegamientos de edad Terciaria han tenido una importancia fundamental en la formación de los arcos insulares del este de Asia.

    Las cordilleras del Pacífico y los arcos insulares

    Aunque fuera del continente desde el punto de vista geográfico, estos arcos o guirnaldas de las Kuriles, Sajalín, Japón, RyuKyu, Taiwan, Filipinas e Indonesia pertenecen al continente asiático, del cual forman el borde limítrofe con el Pacífico, desde el punto de vista geológico.


    Con su disposición en arco, su regular distribución de clases de terrenos, de volcanes, de focos sísmicos y aun de otras características geológicas, los arcos insulares por lo demás, no exclusivos del este de Asia, constituyen uno de los tipos estructurales más llamativos y mejor definidos.

    Con interrupciones, desde la región oriental de Siberia hasta Vietnam, la parte de Asia, próxima al Pacífico presenta cordilleras de plegamiento de edad mesozoica y terciaria que tienen ciertas semejanzas con las de la parte occidental de ambas Américas.




    El archipiélago de Japón consta de alrededor de 1.042 islas, y más de 2.000 islotes. Las cuatro islas centrales son las mayores: Hokkaidō, Honshū, Shikoku y Kyushu, que suman alrededor del 98 % de su extensión total. El conjunto forma un arco de noreste a suroeste de 3.700 kilómetros.