jueves, 27 de septiembre de 2018

Energías limpias y sucias.



Parque eólico en Portugal.

Hola a Todos, tenía mucho tiempo sin colocar algo en este blog y ya me llegó el momento adecuado de hacerlo por fin!! .
2016 y 2017 fueron años demasiado bruscos a nivel personal y ya puedo dedicarle tiempo a leer,estar por aquí y en twitter.

Es incuestionable que la producción de energías limpias y renovables garantizará el futuro de la humanidad, es algo absolutamente necesario.
Las fuentes de energía de la actualidad implican, en su mayoría, alteraciones al medio ambiente y de paso, no son renovables. 
De momento hay petróleo, carbón y energía nuclear para rato, pero no hay manera de cómo eliminar sus desechos sin contaminar. 
Incluso la hidroeléctrica tiene el inconveniente de modificar el cauce de los ríos y afectar la diversidad del ecosistema (véase Las Presa de las Tres Gargantas).

Albergo la esperanza de que en un futuro sí se secundarán incondicionalmente las energías renovables y limpias pero únicamente cuando el petróleo y buena parte de las reservas de carbón estén a punto de agotarse y los países desarrollados hayan obtenido jugosos beneficios con la venta de energías sucias y no renovables.

En febrero de este año, leí una de las poquísimas noticias decentes que publica El País de España, que se titula  “Noruega se enchufa al siglo que viene”.
Aunque en el artículo no lo especifican, la fuente de energía de los vehículos eléctricos que circulan por Oslo, es hidroeléctrica.
Desde la larga frontera con Suecia, bajan muchos ríos desde las cumbres de la Cordillera Escandinava que desembocan en el océano Atlántico y, esa es la primera razón por la que Noruega puede aprovechar esta fuente de energía. Además, en la extensa faja costera noruega llegan los vientos provenientes de las corrientes marinas, por lo que podrían aprovechar ampliamente la energía eólica. Pero, Noruega también tiene muchísimos yacimientos de petróleo que convenientemente venden a países menos desarrollados y/o con mayores necesidades energéticas que las suyas, pues Noruega es un país poco poblado (apenas 5.255.000 habitantes en 2016, se estima que apenas llegará a 6 millones en 2040) y con pocas presiones demográficas que les permite distribuir bastante bien sus riquezas a los ciudadanos e invertir en su porvenir.

El caso de Noruega es un paradigma de lo que en el futuro podría ocurrir con las energías sucias.
Así como lo veo, los vikingos han hecho las tareas.
Este país produce energía limpia, mantiene una economía y población con un crecimiento bajo, constante y estable y, podría encaminarse en unas décadas hacia una lo que llamo Economía logística en honor a la Curva logística que describe una evolución de este tipo; además, produce buena parte de lo que consume y si importa es porque algo tiene que comprarle a las demás naciones del mundo para mantener un sano intercambio comercial en virtud de los tratados comerciales que han firmado.

Otros países que siguen el ejemplo de Noruega son Irlanda, Nueva Zelanda, Uruguay, Canadá y el resto de los países nórdicos.
Otros países desarrollados como Estados Unidos, las naciones de casi toda Europa Occidental, Japón y Australia aún no están en camino de garantizar su subsistencia sea porque no producen suficientes energías renovables y todavía no pueden prescindir de las energías sucias por la altísima demanda energética, por las presiones demográficas que enfrentan, el cambio climático, son regiones política y socialmente inestables o una combinación de cualesquiera de esos cuatro factores.
Hay regiones del mundo subdesarrollado que tienen un clima moderado o al menos tolerable que podrían enfrentar, como es el caso de la región andina, el sureste de Brasil, el Cáucaso, el Kurdistán, el interior de China y el norte de la India, pero que también enfrentan alguno de estos grandes problemas insatisfactoriamente.



Esta foto aleatoria de un paisaje andino tiene poco que ver con el tema, pero es un ejemplo de un sitio que parece poco poblado, se ve poco contaminado y de paso, se ve del carajo.
 Quien haya pasado por ahí, lo sabe. Digo, con algo de plata, debe ser bien sabrosito vivir o frecuentar un lugar como este.

Desde la década de 2010, Estados Unidos se ha convertido en un exportador de petróleo y sus derivados.
Un país tan rico como lo es Estados Unidos tiene que mantener su supremacía ante los desafíos que se vienen. Pero ellos, tan originales, quieren vender energía sucia como lo hacen los noruegos pero también ¡comprarla! A continuación, el por qué.

En primer lugar, la economía estadounidense no depende de los yacimientos de esquisto que se extraen del medio oeste, pero nunca está demás algo más de plata.
Ya saben, con algo hay que mantener la subsistencia y el porvenir de los 350 millones de norteamericanos que pueblan el orbe y los que vienen, lo mismo que hacen los noruegos.
Con el paso del tiempo, se tratará de beneficiar a los norteamericanos de origen étnico europeo, pero eso es otro tema.

Segundo, con la producción de petróleo consiguieron en parte, disminuir los costos de transporte por los bajos costos del barril de petróleo y perturbar las finanzas de naciones que sí son más dependientes de las ganancias del petróleo como México o Venezuela,( el caso de Venezuela es otro tema demasiado largo y ejemplo de "Como destruir un país rico en recursos".

Retomando  el tema... se empobrecen aún más los países pobres y subdesarrollados y así, en un futuro, las compañías norteamericanas puedan intervenir o comprar acciones para que sus economías salgan a flote y de paso, apoderarse de sectores vitales de sus economías, lo cual desde un punto de vista estratégico es una decisión inteligente.

Y esos son los efectos de vender petróleo barato. Ahora, ¿por qué lo compran?

Aprovechando que el petróleo está barato, logran un tercer cometido.
Despojan a los países pobres ,de recursos que puedan necesitar en un futuro; esto sumado a la mirada de oligarcas que destruyen estos países, garantizan la perpetuación del subdesarrollo.

Y cuarto, si no ocurre una desgracia medioambiental, bélica o extraterrestre, los países desarrollados en un futuro lo serán aún más y no dependerán de energías sucias.
Ya esto es algo que tristemente observamos, la destrucción y contaminación de nuestro planeta, pero ese es otro tema.

Ahora, ¿qué hacen con un excedente de energías sucias que no utilizan en absoluto?
Pues venderlas a países pobres que la necesiten y una vez se acaben las energías sucias, se les venden las energías limpias a precios prohibitivos para que estos países tengan menos plata con la que invertir en su desarrollo y sigan siendo subdesarrollados y así hasta que este planeta ya no exista más, eso es algo impredecible.







Energías limpias y sucias.

Parque eólico en Portugal. Hola a Todos, tenía mucho tiempo sin colocar algo en este blog y ya me llegó el momento adecuado de h...